Terminar una relación no es el fin del mundo

El principio de tu nueva vida

1615
Romper tu relación con la pareja no es algo que suceda todos los días, pero si ocurre lo mejor es afrontarlo con entereza. Aquí van una serie de pautas, recomendaciones o consejos que, llegado el caso, te pueden servir para rehacer tu día a día y darte cuenta de que, aunque no lo creas, mañana volverá a salir el sol, porque el mundo no se acaba en el adiós de quien creías que era la persona de tu vida.

1- No es el fin del mundo, aunque lo creas. Es probable que en este momento pienses que no puedes vivir sin la otra persona, o que nunca conocerás a nadie más, que no volverás a tener una relación, que no te volverás a enamorar…Pero nada más lejos de la realidad. Hay un mundo de posibilidades ahí fuera, y si te empeñas en conservar algo que no funciona, en un futuro te tirarás de los pelos, y te lamentarás de lo tonto(a) que has sido.

2- Ponte guapo(a). Cuando estamos felices y sonreímos, estamos más atractivos. Si estamos hechos un guiñapo por dentro, podemos empezar a cuidarnos por fuera. Cuando empieces a encontrarte más guapo(a), más ilusionado(a), seguro que también empezarás a estar de mejor ánimo. (Y para qué engañarnos, si te encuentras con tu ex…que vea lo que se ha perdido y que sufra por lo que ya no va a tener.)

3- Haz planes. Llama a tus amigos y familiares y haz planes. Pero no para estar llorando ni recordando lo feliz que eras con tu pareja, todos los días. Puedes sincerarte con ellos cuando más lo necesites, pero también debes aprovechar estos momentos con otras personas de confianza para salir a divertirte, y olvidarte un poco de todo.

4- Date tiempo. Tienes que pasar el “duelo”, tomate el tiempo que necesites para reflexionar porque los temas del corazón van despacio. No te agobies pensando que nunca lo superarás porque cuando menos te lo esperes, ni te acordarás de cómo suena su voz, y hasta su cara se irá diluyendo poco a poco.

5- Distráete. No sólo cuando salgas con tus amigos, si no también cuando estés solo. Aprovecha para sacar esas colecciones de música, películas o libros de que tenías olvidada, para apuntarte al gimnasio (e ir esta vez y no dejarlo), o a unas clasecitas de inglés, de baile, de cocina, vamos, de lo que más te guste.

6- Sé consecuente. Si la decisión de terminar la relación es madura, no le des más vueltas. Evita las llamadas reclamando o suplicando, los líos de una noche con tu ex, o los “supuestos” encuentros casuales, esperando un regreso, porque si la relación no funciona, lo único que conseguirás es alargar más la despedida, y sentirte peor.

7- Date un capricho. Oye, estás triste, y te lo puedes permitir. Pues un buen masajito, o ese viaje que venías retrasando, o queda con aquel chico o chica te gustaba, que a lo mejor consiguen subirte el ánimo.

8- Análisis. Cuando creas que ha pasado el tiempo suficiente y que ya estás preparado(a) para ello, analiza la relación. Intenta llegar a una conclusión sobre cuál fue el problema, o los aspectos que no funcionaban bien en esa relación. Aprender de los errores es de sabios.

9- Cuando estés recuperado(a), intenta mantener siempre los buenos recuerdos de esa relación. Si en algún momento fuiste feliz con esa persona, ese tiempo nunca es tiempo perdido. Céntrate en las cosas buenas y ten un buen recuerdo. No vale la pena guardar rencor.

10- Ya eres una persona nueva, has conseguido salir victorioso(a) de una ruptura difícil. ¡Es hora de comerse el mundo! ¡O de darte un homenaje! ¡O de plantearte nuevos retos! ¡O de hacer todo lo que tenías pendiente y no pudiste!

Artículos similares

Loading Facebook Comments ...