Sufro mucho… (y en silencio)

Esas enfermedades y/o infecciones que siempre negarás haber tenido

2377
Ya lo inventaron en la antigüedad. La lepra, la peste, etc., eran (y por desgracia siguen siendo) enfermedades altamente infecciosas, que hacían que la población aislara a todo aquel que tuviera algún síntoma de tenerla. Las enfermedades y/o infecciones de las que la gente se avergüenza han cambiado pero no el concepto. ¿Por qué avergonzarse de tener mononucleosis? Porque a veces (no siempre) eso significa que hemos hecho algo que no deberíamos o por la alta capacidad de contagio.

Seguro que has tenido alguna de estas enfermedades o infecciones alguna vez, pero nunca lo vas a reconocer…

1. Mononucleosis (o enfermedad del beso). Es un virus muy parecido al que produce el herpes y se produce o contagia por contacto con la saliva. De ahí su carga negativa, porque algunos malpensados la asocian con cierta promiscuidad, aunque con compartir un vaso o botella, incluso la comida con la persona enferma basta para contagiarse. Aparece más frecuentemente en adolescentes y adultos jóvenes, y los síntomas que la caracterizan son fiebre, faringitis o dolor de garganta, inflamación de los linfonodos y fatiga. También puede afectar a la piel..

enfermedad

Fuente: Amuva Salud

2. ETS (enfermedades de transmisión sexual). Son causadas por distintos microorganismos y también por parásitos. Hablamos de gonorrea, sífilis, ladillas, hongos, VIH y otras muchas enfermedades. Los pacientes no los reconocen porque a menos de que su pareja esté enferma, supone cierta licencia sexual que se ha tomado por su cuenta… ¿Qué has hecho para merecer esto? Solo el paciente lo sabe, pero mientras, los demás lo juzgan… De ello, hay hasta canciones y si no… que se lo digan a los Mojinos Escozíos

3. Disfunción eréctil. Como casi todas las enfermedades sexuales la disfunción es difícil de admitir porque supone una situación embarazosa. Amén de la falta de hombría a la que va asociada. Para ello hay remedios más o menos creíbles…

4. Eyaculación precoz. A veces ser el pistolero más rápido del Oeste no es algo bueno. Nadie querrá admitir esta enfermedad, aunque ya se han hecho numerosos avances al respecto, pero eso de ser el centro de innumerables bromas no es algo que motive.

enfermedad

5. Herpes (en todas sus modalidades). La alta carga infecciosa que suponen los herpes, amén de que algunos se contagian por transmisión sexual, tampoco los hacen una enfermedad de la que sentirse especialmente orgulloso.

6. Infecciones parasitarias (especialmente los piojos). Pueden llegar a convertirse en un problema y atacar a nuestro organismo si no se atajan. En cuanto a su capacidad de contagio es común. Un día te das cuenta de que el niño se rasca la cabeza (o las piernas sin son chinches o pulgas) y tú sientes el mismo picor del miedo que te da. “Tiene piojos, se los han pegado en el colegio…” Un sudor frío te recorre el cuerpo: comienza el calvario

7. Hemorroides. No hay nada tan molesto como un grano en el culo. O sí… una vena que se ha inflamado en dicho lugar donde la espalda pierde su honesto nombre. Hemoal intentó que dejáramos de sufrirlas en silencio, pero sigue siendo una vergüenza para su paciente.

enfermedad

Fuente: Cheezburguer

8. Diarrea. Más que una enfermedad es un síntoma. La gastroentiritis o cualquier infección en el aparato digestivo pueden causarlo. Pero tener citas urgentes (y olorosas) con Roca no suele ser ni elegante, ni algo de lo que estar orgullosos.

9. Colitis ulcerosa, chron, y otras enfermedades digestivas: que son una “verdad incómoda” para quien las sufre en silencio, como las hemorroides

10 Vejiga hiperactiva e incontinencia urinaria. La sufren en mayor proporción las mujeres, pero los hombres no se salvan. Es un auténtico drama muchas veces y a pesar de que está normalizada como enfermedad, reconocer que los músculos de allá abajo perdieron elasticidad y un@ va perdiendo… pues no es cómodo. Son famosas las actrices que han protagonizado anuncios de compresas para evitar el olor.

enfermedad

11. Ronquidos. Noches tranquilas que se convierten en un problema gracias a las “serenatas de tu pareja”. Tus padres roncan y no sabes qué hacer, aparte de comprarte unos tapones para los oídos… Nadie reconocerá que ronca, igual que nadie quiere reconocer que se hace viejo.

12. Hirsutismo. ¿De pequeño te llamaban Chewacca? ¿Tienes más pelo que un gatito? Entonces sufres de hirsutismo y los veranos son un calvario. Lo suelen sufrir ambos sexos por iguales. Pero no te preocupes, puedes recurrir siempre al láser. O también puedes abrazar la religión Sij.

13. Gases. Indiscretos y molestos como ellos solos. Los gases pueden ser un problema por incontinencia o por no poder expulsarlos. En cualquier caso, es una dolencia embarazosa… pero gratificante una vez que uno puede desalojarse.

14. Halitosis. Pueden arruinarte una buena cita. Pueden convertir en un infierno la vida de tu pareja o simplemente hacer que nadie se quiera poner a diez metros de ti. Los malos olores en el aliento dejan rastro… y de qué forma

enfermedad

Fuente: Jantoo

Artículos similares

Loading Facebook Comments ...