¿Pozole de humano?…

Sí, dos para esta mesa, por favor.

    3023
    Todos acostumbramos a comer Pozole constantemente, como un plato típico prehispánico y sin mayor profundidad. Total; creemos que solo se trata de unos granos de maíz hervidos y aderezados con caldo de pollo, con cerdo deshebrado. Para darle sazón con lechuga, cebolla, orégano, limón, rábano, aguacate, el infaltable chile y las tortillas respectivas.

    Entonces, cuál es la verdad oculta de este plato tan sencillo. En su origen, incluía carne humana. Sí, como lo estás leyendo, la carne del prójimo iba incluida en este caldo.

    Pozole

    Esta atrocidad para nosotros hoy día corresponde a los buenos Mexicas, gente con un buen sentido del paladar y del comer. Utilizaban este delicioso plato para ofrendar al dios Xipe Tótec, Nuestro Señor Desollado. Recordemos que en una época las más mínimas experiencias humanas de estos pobladores estaban subordinada y condicionada a la religión imperante. Así que la norma eran los sacrificios humanos. Entonces, qué hacían con tanta carne fresca luego de tantas ofrendas espirituales. Simple. El Pozole agradablemente recibía esa carne.

    Según cuentan los cronistas de esa época como Fray Bernardo de Sahagún o quienes acompañaron al feroz Nuño de Guzmán, explican que los antiguos cocineros disponían de ollas gigantescas, con las que podían alimentar al pueblo entero. Lo cual hacían.

    pozole

    En este sentido, los cocineros ceremoniales, desde la noche anterior hervían la grasa y el agua, disponían los ingredientes a un lado. Ponían cara de fiesta y procedían a descuartizar a uno o dos guerreros feroces, para aventarlos a la olla. Luego de horas de hervir, revolver, sazonar, salpimentar y probar. El pueblo Mexica estaba listo para consumir las energías del honrado guerrero. Porque tomemos en cuenta que la religión es lo que dictaba las normas de vida, era todo un honor ser seleccionado por los antiguos para alimentar a todo un pueblo.

    Artículos similares

    Loading Facebook Comments ...