Ir al gimnasio y no morir en el intento

Mucha masa para tan poca mecha

4750
Primavera. Después de la opulencia navideña y el aciago paso del invierno, te has hecho un firme propósito: ir al gimnasio y perder esos kilos de más. Pero al llegar a ese lugar con máquinas de tortura y adictos que están mucho más buen@s que tú, te despiertas y llegas a la cruda realidad. La situación es exportable a cada inicio de curso (después del verano) o cuando en mayo quieres ponerte a punto para la “operación bikini” y superar los estragos del invierno.

He aquí algunos consejos para que no desistas en tan noble fin.

1. Los monitores no son tus amigos. Son algo más parecido a la teniente O’Neil (por muy buena cara que te pongan). Por tanto, mentalízate, el entrenamiento te cansará y lo ideal es que sea progresivo. Si no puedes completar tu rutina durante los primeros días, no lo hagas. Es mejor dar pequeños pasos que intentar convertirse en el increíble Hulk de un día para otro.

gimnasio

Fuente: zazzle.com

2. Cuando te pregunten cuánto tiempo llevas sin hacer ejercicio, no mientas. Sólo te engañarás a ti mismo y sólo conseguirás que te pongan una rutina más dura de la que puedes soportar.

3. No todos los que van al gimnasio están petados. Pero te da la sensación de que es así porque tus ojos se van instantáneamente hacia ellos.

gimnasio

Fuente: Eurowon

4. Muchos de los que van a lucir musculitos en un gimnasio y te miran mal… alguna vez estuvieron como tú o peor… así que no desesperes.

gimnasio

Fuente: Moda y look

5. Es un gimnasio, no una pasarela. Llevar ropa de marca no te hará mejor deportista, ni te dará más resistencia. Todo depende de la calidad y las características, no del logo.

gimnasio

Fuente: Vanitatis

6. Enseñar más, no te hará ligar más. Tampoco hace falta demasiado maquillaje en la sala de máquinas, ten en cuenta de que si vas a lo que se va en un gimnasio, sudarás con mucha probabilidad.

7. Mantenerse hidratado te librará de mareos por falta de líquidos. Escuchar música te distraerá de pensar cuán tedioso es lo que estás haciendo.

gimnasio

8. Tras una dura sesión guarda unos minutos de tu tiempo en el gimnasio para usar alguna zona de ocio del mismo o el spa… si lo hubiera. Eso te compensará y te animará a ir más veces.

gimnasio

Fuente: picblow.com

9. Si después de una dura sesión de ejercicio, te zampas una hamburguesa con todas sus salsas, no habrás perdido nada, excepto el tiempo.

gimnasio

Fuente: Pequeocio

10. Los vestuarios son una trampa… no mires el aspecto de los que están mejor que tú excepto para pensar que tú puedes conseguirlo. En todo caso, recuerda que nadie es perfecto.

11. Sentir bienestar tras hacer ejercicio no significa que te vuelvas vigoréxico, sólo estás liberando endorfinas, un proceso normal de nuestro cuerpo.

gimnasio

¿¿¿¿Quién me va a quitar las nueces ahora???
Fuente: risasinmas.com

12. Cuando sientas agujetas, recuerda que son tus músculos que se van engrandeciendo por el ejercicio para lograr adaptarse. Ahora, eres más duro que un Marine… (no vale recordar a Rambo). No hay dolor…

13. Dicho lo anterior, a nadie le gusta ir al gimnasio (excepto a los que tienen un hábito tan marcado que es casi adicción y a los masoquistas). No te sientas culpable por sentir pereza.

gimnasio

Fuente: Ticotica

14. Si nada de lo anterior te motiva, es hora de mirarse al espejo. Contemplar la realidad y tomar una decisión. La primera es acudir al gimnasio como penitencia, para enmendar alguna acción de la que te sientas culpable.

gimnasio

Nadie dijo que ponerse las pilas fuera algo tan literal….
Fuente: soyunaalbondiga.com

15.La segunda alternativa es aceptar la realidad. Toma una cerveza o refresco, siéntate en el sofá y realiza tu actividad sedentaria favorita. Al fin y al cabo, la vida es corta… y hay que disfrutarla…

Artículos similares

Loading Facebook Comments ...