Noticias de salud

3191
Los dolores de espalda no siempre están provocados por las mismas causas. Incluso llevando unos hábitos de vida saludables se puede tener dolor de espalda por múltiples motivos.

Sin embargo, a veces hay costumbres que nos arrastran hacia el lumbago, los pinzamientos o el simple dolor de riñones. Aquí te presentamos ocho malos hábitos que, casi con seguridad, provocarán que tu espalda se resienta.

1º Dormir en un colchón viejo

Un buen colchón dura de ocho a diez años y te pasas una tercera parte de tu vida sobre él. Si no has sustituido el tuyo desde hace más de diez años lo más probable es que tu columna vertebral no esté recibiendo el apoyo que necesita. Reeamplazar el colchón viejo por uno nuevo no es tan complicado, sobre todo con las tremendas ofertas y la variedad de marcas que existen hoy en día. Reemplázalo por otro que no sea ni demasiado duro ni demasiado blando y utiliza una almohada que se adapte a la cabeza. Tu columna vertebral te lo agradecerá.

2º Llevar bolsos enormes

Si eres de las que lleva bolsos enormes cuando sale de casa porque necesita llevar un montón de objetos imprescindibles, deberías tener cuidado. Llevar un bolso pesado al hombro hace que tu cuerpo se desequilibre haciendo que tu columna vertebral vaya torcida. Cambia a un bolso más ligero o quédate sólo con lo verdaderamente imprescindible. La regla es que lo que se cargue al hombro no debe pesar más del 10% del peso corporal.

3º Tacones altos o plataformas

Los tacones demasiado altos o las plataformas hacen que se fuerce la espalda hasta arquearla, presionando sobre las articulaciones. Las plataformas también son dañinas, dependiendo de tu tipo de pie. Las sandalias sin tacón harán que los pies se muevan de un lado a otro, distribuyendo el peso corporal de manera desigual. Entonces, ¿cuál es la mejor altura del tacón? Todo el mundo tiene una altura ideal: encuentra la tuya.

4º Guardar rencor

espalda

¡Sí, no es broma! Un sesudo estudio de una universidad descubrió que las personas que practican el perdón disminuyen los sentimientos de resentimiento, depresión, enfado y se reducen sus molestias y dolores. Tus emociones, la tensión muscular y pensamientos pueden influir directamente en la fuerza de tus puntos de dolor. Los rencores no sólo son malos para ti físicamente, tampoco te benefician emocionalmente.

5º Pasar el día sentado

Malas noticias para todos los que tengáis/tenemos un trabajo de escritorio. !Es malo para la salud! Quedarse sentado suena muy bien, pero la mayoría de nosotros no mantenemos una postura correcta al estar sentados ante el ordenador todo el día, causando debilidad en los músculos de la espalda debido a la inactividad. Además, estar sentado carga la espalda ya que supone una presión un 50% superior que al estar de pie. Si en la oficina no te permiten trabajar de pie, cosa evidente por otro lado, inclina la espalda hacia atrás hasta formar un ángulo de 130º con las piernas. De esta forma se reducirá la presión de las vértebras. Por último, intenta mantener la cabeza recta, no inclinada, al utilizar el ordenador.

6º El estrés

Si estás estresado, todo tu cuerpo está estresado, incluyendo los músculos del cuello y la espalda, que se contraen y tensionan. Y si sigues estresado, esos músculos no se relajan, causando dolor. Hay muchas formas de reducir el estrés, incluyendo la meditación, el deporte o un baño caliente sin preocupaciones. Prueba alguna.

7º No hacer ejercicio

Si eres de los que practican mucho deporte, estás de enhorabuena porque es lo mejor que puedes hacer. El tono muscular es esencial para mantener los músculos de la espalda fuertes. Cuando no los ejercitas lo suficiente, los músculos se ablandan, tu espalda se resiente y las vértebras se degradan. Hacer ejercicios que fortalezcan la espalda y el abdomen son tu mejor opción.

8º Comer mucha comida basura

Ninguna sorpresa, ¿verdad? La ingesta de alimentos altos en calorías y bajos en nutrientes conduce al aumento de peso, que implica mayor carga sobre la espalda. El exceso de peso en la cintura hace que la pelvis se mueva hacia delante, creando tensión para la espalda. Las personas con sobrepeso tienen un mayor riesgo de osteoartritis. Reducir entre un 5 o un 10% tu masa corporal mejorará notablemente tus dolores de espalda.

2376

Esas enfermedades y/o infecciones que siempre negarás haber tenido

Ya lo inventaron en la antigüedad. La lepra, la peste, etc., eran (y por desgracia siguen siendo) enfermedades altamente infecciosas, que hacían que la población aislara a todo aquel que tuviera algún síntoma de tenerla. Las enfermedades y/o infecciones de las que la gente se avergüenza han cambiado pero no el concepto. ¿Por qué avergonzarse de tener mononucleosis? Porque a veces (no siempre) eso significa que hemos hecho algo que no deberíamos o por la alta capacidad de contagio.

Seguro que has tenido alguna de estas enfermedades o infecciones alguna vez, pero nunca lo vas a reconocer…

1. Mononucleosis (o enfermedad del beso). Es un virus muy parecido al que produce el herpes y se produce o contagia por contacto con la saliva. De ahí su carga negativa, porque algunos malpensados la asocian con cierta promiscuidad, aunque con compartir un vaso o botella, incluso la comida con la persona enferma basta para contagiarse. Aparece más frecuentemente en adolescentes y adultos jóvenes, y los síntomas que la caracterizan son fiebre, faringitis o dolor de garganta, inflamación de los linfonodos y fatiga. También puede afectar a la piel..

enfermedad

Fuente: Amuva Salud

2. ETS (enfermedades de transmisión sexual). Son causadas por distintos microorganismos y también por parásitos. Hablamos de gonorrea, sífilis, ladillas, hongos, VIH y otras muchas enfermedades. Los pacientes no los reconocen porque a menos de que su pareja esté enferma, supone cierta licencia sexual que se ha tomado por su cuenta… ¿Qué has hecho para merecer esto? Solo el paciente lo sabe, pero mientras, los demás lo juzgan… De ello, hay hasta canciones y si no… que se lo digan a los Mojinos Escozíos

3. Disfunción eréctil. Como casi todas las enfermedades sexuales la disfunción es difícil de admitir porque supone una situación embarazosa. Amén de la falta de hombría a la que va asociada. Para ello hay remedios más o menos creíbles…

4. Eyaculación precoz. A veces ser el pistolero más rápido del Oeste no es algo bueno. Nadie querrá admitir esta enfermedad, aunque ya se han hecho numerosos avances al respecto, pero eso de ser el centro de innumerables bromas no es algo que motive.

enfermedad

5. Herpes (en todas sus modalidades). La alta carga infecciosa que suponen los herpes, amén de que algunos se contagian por transmisión sexual, tampoco los hacen una enfermedad de la que sentirse especialmente orgulloso.

6. Infecciones parasitarias (especialmente los piojos). Pueden llegar a convertirse en un problema y atacar a nuestro organismo si no se atajan. En cuanto a su capacidad de contagio es común. Un día te das cuenta de que el niño se rasca la cabeza (o las piernas sin son chinches o pulgas) y tú sientes el mismo picor del miedo que te da. “Tiene piojos, se los han pegado en el colegio…” Un sudor frío te recorre el cuerpo: comienza el calvario

7. Hemorroides. No hay nada tan molesto como un grano en el culo. O sí… una vena que se ha inflamado en dicho lugar donde la espalda pierde su honesto nombre. Hemoal intentó que dejáramos de sufrirlas en silencio, pero sigue siendo una vergüenza para su paciente.

enfermedad

Fuente: Cheezburguer

8. Diarrea. Más que una enfermedad es un síntoma. La gastroentiritis o cualquier infección en el aparato digestivo pueden causarlo. Pero tener citas urgentes (y olorosas) con Roca no suele ser ni elegante, ni algo de lo que estar orgullosos.

9. Colitis ulcerosa, chron, y otras enfermedades digestivas: que son una “verdad incómoda” para quien las sufre en silencio, como las hemorroides

10 Vejiga hiperactiva e incontinencia urinaria. La sufren en mayor proporción las mujeres, pero los hombres no se salvan. Es un auténtico drama muchas veces y a pesar de que está normalizada como enfermedad, reconocer que los músculos de allá abajo perdieron elasticidad y un@ va perdiendo… pues no es cómodo. Son famosas las actrices que han protagonizado anuncios de compresas para evitar el olor.

enfermedad

11. Ronquidos. Noches tranquilas que se convierten en un problema gracias a las “serenatas de tu pareja”. Tus padres roncan y no sabes qué hacer, aparte de comprarte unos tapones para los oídos… Nadie reconocerá que ronca, igual que nadie quiere reconocer que se hace viejo.

12. Hirsutismo. ¿De pequeño te llamaban Chewacca? ¿Tienes más pelo que un gatito? Entonces sufres de hirsutismo y los veranos son un calvario. Lo suelen sufrir ambos sexos por iguales. Pero no te preocupes, puedes recurrir siempre al láser. O también puedes abrazar la religión Sij.

13. Gases. Indiscretos y molestos como ellos solos. Los gases pueden ser un problema por incontinencia o por no poder expulsarlos. En cualquier caso, es una dolencia embarazosa… pero gratificante una vez que uno puede desalojarse.

14. Halitosis. Pueden arruinarte una buena cita. Pueden convertir en un infierno la vida de tu pareja o simplemente hacer que nadie se quiera poner a diez metros de ti. Los malos olores en el aliento dejan rastro… y de qué forma

enfermedad

Fuente: Jantoo

4866

Mucha masa para tan poca mecha

Primavera. Después de la opulencia navideña y el aciago paso del invierno, te has hecho un firme propósito: ir al gimnasio y perder esos kilos de más. Pero al llegar a ese lugar con máquinas de tortura y adictos que están mucho más buen@s que tú, te despiertas y llegas a la cruda realidad. La situación es exportable a cada inicio de curso (después del verano) o cuando en mayo quieres ponerte a punto para la “operación bikini” y superar los estragos del invierno.

He aquí algunos consejos para que no desistas en tan noble fin.

1. Los monitores no son tus amigos. Son algo más parecido a la teniente O’Neil (por muy buena cara que te pongan). Por tanto, mentalízate, el entrenamiento te cansará y lo ideal es que sea progresivo. Si no puedes completar tu rutina durante los primeros días, no lo hagas. Es mejor dar pequeños pasos que intentar convertirse en el increíble Hulk de un día para otro.

gimnasio

Fuente: zazzle.com

2. Cuando te pregunten cuánto tiempo llevas sin hacer ejercicio, no mientas. Sólo te engañarás a ti mismo y sólo conseguirás que te pongan una rutina más dura de la que puedes soportar.

3. No todos los que van al gimnasio están petados. Pero te da la sensación de que es así porque tus ojos se van instantáneamente hacia ellos.

gimnasio

Fuente: Eurowon

4. Muchos de los que van a lucir musculitos en un gimnasio y te miran mal… alguna vez estuvieron como tú o peor… así que no desesperes.

gimnasio

Fuente: Moda y look

5. Es un gimnasio, no una pasarela. Llevar ropa de marca no te hará mejor deportista, ni te dará más resistencia. Todo depende de la calidad y las características, no del logo.

gimnasio

Fuente: Vanitatis

6. Enseñar más, no te hará ligar más. Tampoco hace falta demasiado maquillaje en la sala de máquinas, ten en cuenta de que si vas a lo que se va en un gimnasio, sudarás con mucha probabilidad.

7. Mantenerse hidratado te librará de mareos por falta de líquidos. Escuchar música te distraerá de pensar cuán tedioso es lo que estás haciendo.

gimnasio

8. Tras una dura sesión guarda unos minutos de tu tiempo en el gimnasio para usar alguna zona de ocio del mismo o el spa… si lo hubiera. Eso te compensará y te animará a ir más veces.

gimnasio

Fuente: picblow.com

9. Si después de una dura sesión de ejercicio, te zampas una hamburguesa con todas sus salsas, no habrás perdido nada, excepto el tiempo.

gimnasio

Fuente: Pequeocio

10. Los vestuarios son una trampa… no mires el aspecto de los que están mejor que tú excepto para pensar que tú puedes conseguirlo. En todo caso, recuerda que nadie es perfecto.

11. Sentir bienestar tras hacer ejercicio no significa que te vuelvas vigoréxico, sólo estás liberando endorfinas, un proceso normal de nuestro cuerpo.

gimnasio

¿¿¿¿Quién me va a quitar las nueces ahora???
Fuente: risasinmas.com

12. Cuando sientas agujetas, recuerda que son tus músculos que se van engrandeciendo por el ejercicio para lograr adaptarse. Ahora, eres más duro que un Marine… (no vale recordar a Rambo). No hay dolor…

13. Dicho lo anterior, a nadie le gusta ir al gimnasio (excepto a los que tienen un hábito tan marcado que es casi adicción y a los masoquistas). No te sientas culpable por sentir pereza.

gimnasio

Fuente: Ticotica

14. Si nada de lo anterior te motiva, es hora de mirarse al espejo. Contemplar la realidad y tomar una decisión. La primera es acudir al gimnasio como penitencia, para enmendar alguna acción de la que te sientas culpable.

gimnasio

Nadie dijo que ponerse las pilas fuera algo tan literal….
Fuente: soyunaalbondiga.com

15.La segunda alternativa es aceptar la realidad. Toma una cerveza o refresco, siéntate en el sofá y realiza tu actividad sedentaria favorita. Al fin y al cabo, la vida es corta… y hay que disfrutarla…

1666

Qué malito estoy y qué poquito me quejo

Siempre se han llamado de otra manera. Como el desgano de volver al trabajo tras vacaciones, (ahora lo llamamos “síndrome postvacacional”) o cuando hablamos del déficit de atención. Muchos son grandes descubrimientos. Otros, simples inventos de algunos psicólogos, algunos psiquiatras, algunos médicos para dar respuesta a sus fans hipocondríacos o para hacer caja en el caso de las farmacéuticas. Algunas se han inventado directamente en Internet y tienen su propio día: el 2 de septiembre. Tiene un nombre: ‘disease mongering’, que es la tendencia, según los médicos, a convertir situaciones normales en enfermedades inventadas. ¿Quieres poner a prueba tu confianza?
enfermedades

Fuente: ataxia-y-ataxicos.blogspot.com

enfermedades

Fuente: octavioperez.wordpress.com

1. Sindrome postvacacional

De toda la vida se ha llamado “la pereza de volver a verle el careto al jefe”. Pero ahora hay completas webs sobre este síndrome y cómo combatirlo. Incluso algunas webs sobre salud incluyen información dirigida al paciente, como la web de la aseguradora Mapfre o la de la Clínica de Navarra (que avisa diciendo que no está reconocida como una enfermedad)

 

 

enfermedades

Fuente: sinalefa2.wordpress.com

2. Trastorno de ansiedad social o inhibición social

Si eres tímido de toda la vida, estás trastornado. Es así… Acéptalo. Lo mismo ocurre con el miedo a hablar en público. Los psicólogos intentarán tratarte y prepararte… Pero lo único que debes hacer es realizar técnicas para no pasar tanta vergüenza.

 

 

3. TDAH

Después de que una inmensa mayoría de niños fueran diagnosticados como superdotados con trastorno de déficit de atención (a ti, si te pasaba eso de pequeño tu madre te decía que eras más distraído que Rompetechos) su creador dijo que era una enfermedad inventada. Generó un intenso debate en la sociedad

enfermedades

fuente: www.bebemon.es

4. Menopausia

enfermedades

Fuente: es.paperblog.com

Es algo normal que les ocurre a las mujeres cuando abandonan su ciclo fértil. Pues bien, ahora es tratada como si de una enfermedad se tratase. Hormonas, medicamentos…

 

 

 

 

5. Duelo

Es un sentimiento que ocupa la mente humana no sólo cuando fallece un familiar, sino cuando hay una pérdida de cualquier otro tipo, como un divorcio. Es una fase de dolor totalmente necesaria, pero algunos médicos han querido enmascararlo con fármacos. Cuando lo que ayuda es la maduración psíquica, según la otra corriente.

enfermedades

6. Agorafobia

Si antes era tratada como lo que su propio nombre indica, una fobia o miedo, ahora es vista como una enfermedad. Se trata de un severo temor por parte de algunas personas a salir de casa cuando lo hacen, pueden sufrir ataques de pánico o el simple temor a hablar en público. Pasó a llamarse Fobia social.

enfermedades

Fuente: http://codicesoaxaca.mx/?p=11840

7. Colesterol

. Ha pasado de ser un riesgo para contraer enfermedades, a ser directamente la enfermedad. (Para eso están farmacéuticas y industrias alimenticias deseando hacer negocio)

enermedades

Fuente: medicosypacientes.wordpress.com

enfermedades8. La vejez

Se ha convertido en una auténtica enfermedad. Si no veamos la osteoporosis -disminución de la masa ósea y alteración de la estructura de los huesos- que es un efecto secundario natural de la vejez que amenaza especialmente a mujeres después de la menopausia. Es crónica, no se cura con medicamentos pero sí se puede prevenir, evitar y combatir los factores de riesgo. Obliga a llevar una vida sana con ejercicio moderado, alimentación rica en lácteos, vitaminas, etc. Antes de recurrir a los fármacos hay otras prioridades.

 

9. Tripofobia

Si te han pasado una de esas imágenes de agujeros juntos, casi simétricos, si sientes repelús, comezón en la piel o te ha impactado mucho esta imagen, padeces tripofobia. Pero estás en un error. Es una enfermedad inventada en Internet.

enfermedades

Fuente: matiasmolusko.blogspot.com

10. Miedo a la sangre

Si tienes miedo a esto es que eres humano y temes todo lo que tenga que ver con la enfermedad.

 

 

 

 

Aquí te dejamos algunas fobias más y enfermedades inventadas

CONECTA CON ALUNIZADOS