1858

Volvemos al 'Víctor o Victoria'

Si en los últimos años Eurovisión se ha presentado como un concurso de cantantes y canciones bastante estrambóticas, este año Conchita Wurst, que representará a Austria, pretende revolucionar el ‘song contest’ con una canción y una puesta en escena bastantes singulares.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=ToqNa0rqUtY&w=1280&h=720]
En efecto, la artista llegará a Copenhague interpretando la canción ‘Rise like a phoenix’ como una mujer barbuda, que acompañará a sus altísimos tacones, su alisado japonés y su cuidada imagen. Este descubrimiento del productor Tom Neuwirth, que se quedó en 2012 a las puertas del concurso,  cuenta, como toda buena estrella con una historia misteriosa. Y aunque su personaje salió a la luz en 2011, desde pequeña quiso dedicarse al show business. Según dicen, nació en Colombia, hija de una conocida actriz y un director teatral. La bautizaron Conchita en honor a su tatarabuela a quien ya llamaron ‘La barbuda’.

Sin embargo, no todo acaba aquí. Hay quien afirma que todo se trata de un ‘fake’ y que es el propio Tom Neuwirth que se ha trasvestido para convertirse en Conchita. ¿Fantasía o realidad?

eurovision

2980

'Rata de dos patas' con bata de cola

¿Te acuerdas que hemos repasado a los cantantes que fomentan el suicidio? ¿No crees que el gusto por la pena sea heredado? Pues te demostramos que sí: nuestros padres se deprimían con sus cantantes favoritos y también con sus canciones.

Dramones de bata de cola. Historias tristes y petulantes. Desamores continuos edulcorados con voces que intentan realizar arpegios imposibles. Modernidades duales con discusión incluida… Así eran las canciones con las que se suicidaban o entraban en depresión profunda nuestros padres. Desde la copla a las grandes baladas… ningún género se sustrae de estar en esta lista de la lágrima. ¿Quieres descubrirlas? Te dejamos un listado…

1. María de la O. Si la canta Marifé de Triana es para Óscar lacrimógeno. Una gitana que perdió el querer de un igual (y también la felicidad, por lo que se ve) por irse con un ‘payo’ con ‘jurdeles’. Pero es que, Marifé de Triana es la cantante ‘triste’ de la copla.. y si no.. ¿qué cuenta ‘Torre de Arena’?

2. Ojos verdes. Una historia de las de llorar, con una prostituta que se enamora de alguien con ojos verdes y después la traiciona… para coger un pañuelo. Ha sido versionada después con distitntas suertes. Desde Isabel Pantoja, hasta Pasión Vega pasando por Concha Buika. Sin olvidar a la gran Concha Piquer.

3. El emigrante. Juanito Valderrama hizo llorar con esta canción a cientos de miles de personas que emigraron a Alemania para buscar una vida mejor… y a sus familias…Ésta y la de Vino Español (sobre el pasodoble suspiros de España) fueron dos de las canciones emblemáticas de aquel exilio.

4. Libre. Bastante más moderna, pero igualmente dramática, Nino Bravo (otro pagafantas mítico) hizo de esta canción todo un himno a la libertad, pero un análisis de esta canción basada en hechos reales, que transcurrieron en la Alemania del Muro de Berlín. También tenemos a ‘Noelia’ o ‘Cartas Amarillas’ en esta lista del cantante valenciano.

5. Gwendolyne o La vida sigue igual. El cantante sex-symbol más internacional, Julio Iglesias, relató dos acciones bastante corrientes sublimadas a la categoría de la lágrima. En una, el desamor con la que nos convirtió en unos penas internacionales gracias a Eurovisión y en otra, el paso del tiempo… que ya a él de joven le preocupaba bastante.

6. El romance de la Reina Mercedes y Dónde vas Alfonso XII. Porque cuando no había prensa rosa, ya estaban ahí los romances populares y los copleros para contárnoslo. Ni la realeza se escapaba de cantar sus desamores o en este caso, sus pérdidas y, con ellas, ha llorado toda una generación.

7. Lucía y Aquellas Pequeñas Cosas. Porque entre poema y poema musicalizado de un gran autor, tenemos a Serrat melancólico. Si es que su voz invita a ello y por muy gran cantautor que sea, no puede sustraerse a la lagrimilla. “No hay nada más bello que lo que nunca he tenido, nada más amado, que lo que perdí…”. Vamos, para animar un entierro.

8. Un ramito de violetas. Además de contener un dramón, Cecilia no es que aportara mucha alegría la muchacha… y al final del todo, como en toda buena película de lágrima fácil es el marido quien le enviaba flores, porque claro en aquellos tiempos la censura evitaba todo rastro de infidelidad.

9. Amor de hombre. Bastante más modernos, pero con más delito. Hacen canciones tristes pero además, en grupo. Si repasamos las letras de Mocedades, o nos tiramos por el balcón o cogemos la caja de Prozac directamente. Porque ‘Eres tú’ o ‘Tómame o déjame’ también tienen delito…Atención a los efectos ochenteros del libro. Sin desperdicio.

10. ‘Vete’ o ‘Pega la vuelta’. Hubo una vez dos hermanos argentinos que revolucionaron el mundo del docu-drama-song. Se trata, efectivamente, de Pimpinela, a quienes los Mojinos Escozíos homenajearon con ‘Los discos de Pimpinela’. Sus letras son míticas para cantar a dúo en un karaoke, pero si las analizamos, nos darán ganitas de llorar por este matrimonio. ‘A esa’ tampoco tiene desperdicio.

11. Se nos rompió el amor de tanto usarlo. Parodiada por su trágico sentido hasta la saciedad, este tema de Rocío Jurado, y que nos convenció que de tanto amor también se mata el sentimiento. ¿Eso qué significa? ¿Que no hay futuro para las relaciones largas? ¿Que estamos condenamos a no tener amor después de haberlo paladeado? Es de las más trágicas.
https://www.youtube.com/watch?v=pvjLBAii_qE

12. Marinero de luces. Otra grande de la tragicomedia en el escenario. Isabel Pantoja volvió a cantar después de la muerte de Paquirri y se convirtió en la ‘viuda de España’ . Miles de personas lloraron con ella. Eso era cuando no se involucraba en asuntos de dudosa reputación y mientras su hijo era pequeño. (Lo que vino después fue más trágico que la propia canción)

13. María la Portuguesa. Esa gran canción, mitad pasodoble, mitad fado es una historia de esas que las vendes para hacer una telenovela y te la echan para atrás por trágica. Una chica que pierde su amor y luego se da a la mala vida. Carlos Cano, el de la ‘Verde, blanca y verde’ nos sorprendió a todos para que luego fuéramos al psicólogo.

14. La historia de un amor. Mención aparte merecen los boleros. Quien los inventó seguro que era un sádico. ‘Ya no estás más a mi lado’, ‘Dos gardenias para ti’, ‘Reloj no marques las horas’, vamos, que aún no sabemos si nuestros padres eran así de tristes o es que la música los empujaba.

15. ‘Volver’… ‘con la frente marchita, las nieves del tiempo blanquearon mi sien’. Para encerrarse en el dormitorio y no volver a salir. ¿Hay algo que nos dé más miedo que la vejez? ¡Sí, por supuesto! Carlos Gardel cantando boleros. Y es que los tangos también son música para pagafantas prehistóricos.

16. Dame veneno. Las rumbas y el flamenco en general, son un terreno abonado para la canción lacrimógena. El flamenco nace para aliviar la desazón de un pueblo. Y cuando crean la rumba, llega el momento de acercar las penas de la droga también al gran público. “Dame veneno que quiero morir, dame veneno”. Con veneno no sabemos, pero la canción es para suicidarse. La misma suerte corren ‘Carmen’ o ‘Mala Mujer’. José Manuel Soto, Los Chunguitos, Los Chichos, son grandes de este género.

17. El gato que está triste y azul. Sin duda, por méritos propios merece estar en esta nómina de canciones para llorar. Porque Roberto Carlos es triste, de campeonato. Aunque nunca sabremos cómo consiguió que el pobre gato se pusiera azul ¿Titanlux? ¿Le dio el secreto Lucía Bosé?

18. Algo de mí. Jovencitas llorando y gritando por ver al guaperas del momento. Porque parece que el fenómeno guaperas va asociado a canciones lacrimógenas, muy lacrimógenas. Y eso, Camilo Sesto lo entendió perfectamente. Con ‘Algo de mí’ que se “va muriendo, quiero vivir, quiero vivir, saber por qué te vas amor…” Pobre muchacho a manos de alguien desalmado. Sin contar por supuesto con ‘Vivir así es morir de amor’ se cumple la segunda máxima.

19. La gata bajo la lluvia. Catapultada por la gran Rocío Dúrcal, la Señora de las rancheras, supuso un boom para la carrera de esta cantante. Y también para sus aficionados más tristes. Pero no fue la única, ya que con Juan Gabriel hizo numerosos duetos.
https://www.youtube.com/watch?v=XfFq00Cqpd0

20. Rata de dos patas. Es la canción con más insultos por verso que jamás se haya conocido. Paquita la del Barrio se vengaba así de un desamor, porque es una canción triste entre las tristes.

Chantaje…

El 25 de marzo, el cantante Juan Gabriel, conocido como el Divo de Juárez, publicó en su cuenta de Twitter el enlace de un pseudo vídeo porno, con el que lo estarían chantajeando.

Véalo Ud. mismo aquí en Alunizados.com

http://www.youtube.com/watch?v=KCsFJ7mB6pY

El Divo de Juárez se dedicó a difundir la noticia a través de su cuenta Twitter, mencionando a reconocidos periodistas y medios de farándula, a los cuales les indicaba el enlace del mismo.

Juan Gabriel

Fuente @JuanGabriel_

Seguiremos esperando más noticias de Juan Gabriel y su escándalo “algo sexy

1431

Morir pegados es morir

Pones la radio y ahí están. Música de baladas, casi lacrimógena. Vocecita melosa y letra… mejor la dejamos. Si estás deprimido, después de escucharlos, ya pensarás en el suicidio. Y es que, a veces en el panorama musical (sobre todo, desde la llegada del pop) hay determinados grupos y artistas que son especialmente aficionados a la lágrima fácil y a contar sus penitas. Y, lo que es peor, que los demás las suframos.

Veamos algunos casos de estos “cascabeles” andantes.

1. Alex Ubago

No hay un solo disco de este cantante que no sea deprimente. Relaciones rotas, celos, abandonos… Parece que a este chico no le pasa nada bueno en la vida. De verdad ¿quiere pasar a la historia de la música como el triste más triste? Lo sentimos por sus fans, pero es para exiliarlo en Nunca Jamás.

http://www.youtube.com/watch?v=5F3HxhuGmCQ

2. La Oreja de Van Gogh

Aunque no sea demasiado famosa en el top ten de la depresión, el grupo vasco (sobre todo cuando su vocalista era Amaia) tenía para todo tipo de situaciones. Incluyendo las despedidas amorosas, de los amigos y otras lindezas. Un ejemplo es la canción Rosas. ¿Por qué no le compran ya un ramo a esta chica y que nos deje tranquilos? ¿Qué tipo de parejas ha tenido?

3. Manuel Carrasco

Lo sentimos por sus fans. Pero el guaperas de Isla Cristina tiene algunas letras que son para tirarse por el balcón. En su último disco lo intenta remediar, pero lo que ha hecho antes… ahí queda, para el museo del Prozac. Y es que no importa si llenas estadios, porque al fin y al cabo, la penita vende.

http://www.youtube.com/watch?v=ioIRmev-eb4

4. Alejandro Sanz

Lamentándolo mucho, este genial músico español, también es un ‘triste’. Algunas de sus letras son para psicólogo, por lo menos. ¿Que no? Veamos esta canción. De auténtico pagafantas que además evoluciona. ¿Qué es si no, ‘Corazón Partío’? Mucho ritmito, mucha cosa pero es para drama de tele pública en los fines de semana.

5. Maná

El grupo traicionó el hard rock para pasar a ser los nuevos deprime-abuelas. y dicen que así han vendido más discos. Al final va a ser verdad que los chicos moderadamente guapos nos conquistan por lo que nos venden, digo por lo que nos dicen. Vamos, que si sometemos a análisis ‘El Muelle de San Blas’, quien se tira al agua somos nosotros y no la mujer allí abandonada.    ‘Cuando los ángeles lloran’ ya es digna de culebrón, pero con todas las de la ley.

6. Sergio Dalma

A las muchachas las traía locas hace veinte años. Voz rasgada, buen tipo, lo tenía todo para triunfar. Cuando los años pasan, se dedica a la canción lacromógena. ¿O es que no la ha abandonado nunca? Recordemos aquel ‘Esta chica es mía’ o ‘Si te vas’.

7. Malú

La chica prometía desde que sacó su primer single. Con ‘Aprendiz’ vimos a una mujer desgarrada a pesar de ser jovencísima. ‘Me has enseñado tú, tú has sido mi maestro para hacer sufrir’. Es que además de triste, es masoquista. O ¿dominatrix? Pero sigue en su línea. Y es que, los tristes no nos perdonan que queramos ser felices. Al menos, lo que el mundo nos deje.

8. Pablo Alborán

El malagueño es la nueva locura de las chicas. Pero sus temas son bastante deprimentes. Si ya con ‘Sólo Tu’ nos dejó patidifusos, con Perdóname, deberíamos plantearnos escuchar algo menos lúgubre. O revisar la educación de nuestros hijos, porque si esto es lo que ellos escuchan, es que a nosotros nos ha gustado lo mismo. Y la idea de que nuestros hijos repitan ‘Te he echado de menos’ a una pareja que pasa de ellos les hará inmensamente infelices. Lo sentimos por ti, guaperas II (el primero es Manuel Carrasco).

9. Dani Martín

Muy mono, muy simpático… pero sus canciones son para echarse a llorar. Además, ojo con él. Si versiona a tu grupo favorito, échate a temblar porque posiblemente esté a punto de desaparecer.

10. Coque Malla

Es el rey de los lacrimógenos. ¿Dónde está ese espíritu rompedor del “Adiós papá”? No importa si llevas mucho o poco en el mundo de la música. Ser un pagafantas no tiene edad. Y el ‘no puedo estar sin ti, no hay manera’, es para que te peguen hasta que te guste. Y después, que sigan pegándote hasta que te deje de gustar. ¿Qué tipo de chico depresivo y dependiente nos estás vendiendo?

11. Los Secretos

Míticos e irredentos. Nos hicieron bailar pero también deprimirnos al son de sus temas. Pero si analizamos bien, podríamos encontrar como ‘Déjame’, que es un grito bailón frente a la ira de que los han dejado más plantados que a los geranios de mi patio. Y ya ‘Ojos de gata’ que realizaron con el gran Sabina, no tiene precio. ¿Estos chicos, por muy leyendas que sean, han tenido una relación feliz alguna vez?

12. Mónica Naranjo

Otra gran diva que podemos tildar de triste. Sus baladas son para llorar, aunque sus canciones más movidas se salvarían. Pero ‘Hoy sin ti, comienzo a recordarte…’ es para un premio. La gran diva, la mujer irreductible de ‘Desátame’ por los suelos mendigando amor. También tenemos ‘Europa’ sobre el nazismo. ¿Un ejercicio de historia a ritmo dance? Uys, uys, uys…

http://www.youtube.com/watch?v=QXyAS4aXOWQ

13. Joaquín Sabina

Además de ser un truhán (y un señor) es un auténtico penas. Mucho canalleo y mucha chulería, pero casi todas las composiciones que tiene y entre ellas, las más famosas, son tristes. Ahí tenemos a ’19 días y 500 noches’, o ‘Y nos dieron las diez’, entre una larguísima carrera cosechada a base de buena música, mejor letra, pero toda para un funeral.

14. Ella baila Sola

En el poco tiempo que tuvo este dúo de vida activa, se las apañó para amargarnos la nuestra… ‘Cuando los sapos bailen flamenco’, ‘Lo echamos a suertes’ (que además es la diatriba de una mujer deprimida para poner fin a su relación) o ‘Por ti’ son algunos ejemplos de por qué este dúo no debería escucharse en ningún centro de salud mental sin poner en riesgo la integridad de sus pacientes.

15. Andy y Lucas

El dúo gaditano es un top ten de las canciones sensibleras. Para echarse a llorar directamente. Maltrato de género, desamores, todo lo que nos da ganas de llorar está en sus canciones. Con lo jóvenes que son, cabría pensar que son del Bronx por su aspecto, pero no. Precisamente son de Cádiz.

Si te gustan todos los de la lista, háztelo mirar por favor: puede que seas un triste irredento. Si ves que falta alguno, háznoslo saber antes de escribir la carta al Sr. Juez

2795

Sin volverme muy loco

Música pegadiza, letra fácil de recordar. Sonido que nos recuerda a nuestra más tierna nfancia. Cuando uno es pequeño no se da cuenta, de hecho, de mayor las canciones infantiles nos resultan entrañables y tratamos de enseñárselas a nuestros hijos como un poderoso talismán que ellos tienen derecho a heredar. Pero si las analizamos, sobre todo cuando uno tiene que repetirlas y enseñarlas, lo vemos, está ahí al alcance de cualquiera: son absurdas.

Con todo, aunque nos ahorran un gran trabajo, hay que reconocer que los de Cantajuegos no se han partido mucho la cabeza… no.

1. El patio de mi casa
El patio de mi casa es particular, cuando llueve se moja, como los demás. Agáchate…y vuelvete a agachar…Einstein lloró de alegría cuando supo del contenido de esta canción. Los filósofos se disputan su autoría… ¿Qué queremos enseñar a los niños, una lección de lógica absurda? Y ya no hablemos del “Chocolate, molinillo, corre corre que te pillo”. ¿Hablaba de drogas la canción?. Y ya de lo “a estirar, a estirar que el demonio va a pasar…” no tiene precio. ¿Con llamas, tridente y cuernos? Me imagino a un pequeño Iker Jiménez cámara en mano y frotándose las manos cada vez que se cantaba la canción.

2. El corro de la patata
Otra que es para enmarcar. “El corro de la patata, comeremos ensalada, lo que comen los señores…” ¿Una reivindicación social de la clase obrera? Marx debió inspirar a los creadores de esta cancioncilla infantil. Lo que me extraña es por qué Franco permitió que se cantara en España. Cuando dice ‘sentadito me quedé’. ¿Promueve la huelga?

3. El botón de Martín
‘Debajo-un botón, ton, ton, que encontró martín, había un ratón, ay que chiquitín’. Además de plantearnos qué se había fumado el autor de la canción, la canción además fomenta el maltrato animal. Recordemos la parte en que se dice… ‘ay que juguetón, lo encerró Martín en un calcetín, porque es juguetón’. Lo escucha Pacma y los denuncia.

4. Dónde están las llaves
Si una canción nos marcó de pequeños es “Dónde están las llaves”. El problema en este caso, es la respuesta: “en el fondo del mar”. ¿Qué hizo el protagonista para que las llaves acabaran en el fondo del mar? Y luego fomentando la vagancia… ¿Quién irá a buscarlas? Otro tratado de filosofía en estado puro.

5. Vamos a contar mentiras
Si algún valor te enseñan en el colegio, está canción lo tirará por tierra. Además, claro está de ser todo un tratado al que no renunciaría ni Descartes. “Ahora que vamos despacio/vamos a contar mentiras”. Esto sí que es mezclar la velocidad con el tocino… Además de poner en valor la mentira, en lugar de la honestidad. ‘Al salir del campamento, con hambre de dos semanas, me encontré con un ciruelo, cargadito de manzanas, empecé a tirarle piedras y cayeron avellanas, al ruido de las nueces salió el amo del peral…” Ahí, ahí, fomentando el vandalismo y el robo… Si después de esto, no íbamos al psicólogo… es que realmente estábamos centrados.

6. La gallina Turuleta
Por mucho cariño que le tengamos a los Payasos de la tele, esta canción fomenta la explotación animal… La pobre gallinita que no estaba centrada, poniendo huevos por aquí y por allá, famélica perdida y nosotros deseando que ponga más. Además, el inicio no tiene desperdicio, “tengo en casa una vecina, que ha comprado una gallina”. Claro, claro, siempre es la vecina, el amigo…

7. Susanita tiene un ratón
“Lucy in the Sky with Diamonds” era un tratado matemático si lo comparamos con el proactivo ratón de la zagala. Toma chocolate y turrón y bolitas de anís. Adicto perdido al dulce que era el pobre, condenado a una dolorosa muerte por diabetes. A ver quién se cree que a un ratón le guste el fútbol, el cine y el teatro, que baile tango y rock and’ roll.

8. La Chata Merengüela
Dos siglos de educación higiénica tirados por la borda. “La Chata Merengüela tiene un perrito que le lava los platos con el hocico. Y le barre la casa con el rabito”. Yo no comería por nada del mundo en ese palacio… aunque fuera de oro. La segunda parte es genial, aunque hemos de reconocer que cambia según la región. Una de las más comunes en Andalucía es.. ‘allá arriba en el monte, wi , wi, wi, vive mi abuela, tico, tico ti, vive mi abuela lairón… por no gastar zapatos, no voy a verla’. Si esto no es un alegato a favor del abandono de los mayores, no sé lo que es…

9. Al pasar la barca y el cocherito leré
Pedofilia en estado puro. Si alguna canción es peligrosa para nuestros menores, son éstas dos. Analicemos la letra: ‘Al pasar la barca/ me dijo el barquero/ las niñas bonitas/ no pagan dinero… yo no soy bonita ni lo quiero ser/ porque a las bonitas les toca el perder’. Ahí es nada . Las niñas bonitas no pagan dinero. ¿Qué quería comprar el barquero? Idéntica suerte cobra el protagonista de ‘El Cochecito leré’. ¿Por qué quería montar al niño o la niña en coche? ¿Qué interés secreto perseguía este señor?

10. Tengo una vaca lechera
Y si a los animales los hemos nombrado aquí en bastantes canciones, no podría faltar este gran clásico de una profundidad mental que asusta. ‘Tengo una vaca lechera, no es una vaca cualquiera, me da leche merengada, ay que vaca tan salada, tolón, tolón’. Simplemente genial. Si la vaca da leche merengada, ¿por qué es salada?, y lo más grave, ¿qué le han hecho al pobre bicho?
La segunda parte insulta a la inteligencia. ‘Un cencerro le he comprado/ y a mi vaca le ha gustado/ se pasea por el prado, mata moscas con el rabo’. Vamos, que no sé por qué le dieron a Juan Ramón Jiménez el Nobel por Platero y yo cuando se lo merecía más el autor de la letra de la canción.

11. En el coche de papá y Para ser conductor de primera
De nuevo, nuestros respetos hacia los payasos de la tele, pero su canción es una oda al consumismo. Vamos de paseo, en un coche feo (o un auto viejo, para los de Iberoamérica). Pero no me importa, porque llevo torta… Vamos, para enmarcarla. Y lo del auto viejo, también para premio. Distinto es ‘Para ser conductor de primera, acelera, acelera’. ¿Esto qué es? ¿Un alegato de la velocidad? ¿Intentan crear camicaces para que luego les quiten los puntos del carnet?

12. Villancicos y series
Merecen un capítulo aparte- y lo tendrán. Pero sólo con recordar las letras de algunos villancicos nos entrarán ganas de reír. ‘Pero mira cómo beben los peces en el río’… para un máster en biología, vamos… O ‘Campana sobre campana’, un deleite para las matemáticas. O ‘con mi burrito sabanero voy camino de Belén, si me ven, si me ven voy camino de Belén’. Por si no les había quedado claro, vamos. Las series también tienen lo suyo… pasan del culebrón (recordemos a Marco) hasta el absurdo de la letra de David el gnomo… pero insisto… las veremos.

Se nos quedan muchas canciones en el tintero. ¿Quieres aportar la tuya? Si sobreviviste cuerdo a tu infancia hazlo, porque lo más importante es pasar un buen rato .

4062

Aquí tu playlist para el karaoke

Nos fuimos de bares por el país y nos dimos cuenta que a la banda lo que más le gusta hacer es reunirnos a cantar en cuanto antro entramos… Pero no nos basta con sólo cantar cualquier cosa, los temas deben ser bien sentidos, que desgarren y aguiten nuestra alma así estemos felizmente enamorados…

Sin más que decir, los grandes temas del Karaoke mexicano son:

Querida Socia, Jenni Rivera

Y ahora resulta, Voz de Mando

El bueno y El Malo, Colmillo Norteño Ft Banda Tierra Sagrada

El Patrón, La Banda MS

Llamada de mi Ex, Arrolladora Banda El Limón

http://www.youtube.com/watch?v=GuBEDQrYJgk]

Que te ruegue quien te quiera, Banda el Recodo

Que ganas de no verte nunca más, Lupita Dalessio

Mujeres divinas, Vicente Fernández

Ojalá te mueras, Grupo Pesado

Que me lleve el diablo, Ramón Ayala

Flor de Capomo, Carlos y José

Ni que estuvieras tan buena, Calibre 50

Dámaso, Gerardo Ortiz

982

Cuando los Rolling dicen “Aigannetgocharispaction”

La muy respetable costumbre hispana de ‘versionar’ la música en otro idioma a “nuestra manera” (básicamente en la ducha y las fiestas, donde la pronunciación más coherente se parece a “wachunainaachuwey”) se ve gravemente afectada cuando los no menos respetables grupos de música hispanos deciden hacer su spanish version.

Así, dentro de los horrores musicales que harían convulsionar a los sibaritas de la música, nos encontramos versiones de distinta índole que seguramente se utilizarían en el Guantánamo de la ‘hype revolution’.

Sólo en las listas más horteras de Spotify.

1. Van Morrison, “Bright side of the road”

Versión: Danza invisible, “A este lado de la carretera”

Dicen que el bueno de Van decidió dedicarse a cultivar bonsais tras escucharla.

http://www.youtube.com/watch?v=zfGSHLAC3C0

 2. Original: The Smiths, “There is a light that never goes on”

Versión: Mikel Erentxun, “Esta luz que nunca se apagará”

A Morrissey no le gustó mucho la versión, tanto que plantó a Mikel en la presentación del tema en Londres.

3. Original: Rod Stewart, “Do you think I’m sexy?”

Versión: Azucarillo Kings, “¿Por qué soy tan sexy?”

Entre lo más casposo de la spanish version cup of milk in Plaza Mayor.

4. Original: Nirvana, “Smells like teen spirit”

Versión: Bebe, “Smells like ten spirit”

Sin palabras. Courtney Love juró vengar la memoria de su malogrado esposo cuando terminara de buscar aviones en el mar.

5. Original: Rolling stones, “Angie”

Versión: Melendi, “Angie”

La novia de Mick Jagger tampoco lo pudo resistir cuando la escuchó.

6. Original: Edith Piaf, “La vie en rose”

Versión: Thalía, “La vida en rosa”

El nivel de CFC se duplicó debido al uso de la laca necesaria para sostener el tupé de la cantante en la elaboración de este vídeo.

7. Original: Madonna, “Like a virgin”

Versión: Wendy Sulca, “Like a virgin”

Esto nos suena

8. Original: Creedence Clearater Revival, “Have you ever seen the rain?”

Versión: Ñu, “Has visto alguna vez caer la lluvia”

Ya sabéis: jevi o muerte. Con gorgoritos extras no incluidos en la versión original de los Forgetty.

9. Original: Kansas, “Dust in the wind”

Versión: Mago de Oz, “Pensando en ti”

¡Eh, un respeto para los de Fuencarral!

10. Original: Queen, “We are the champions”

Versión: La Unión, “Somos campeones”

Dentro del álbum “Tributo a Queen” de 1997, compuesto por artistas iberoamericanos.  No sabemos en qué estarían pensando los amigos de La Unión, ya que tiene versiones mucho mejores.

http://www.youtube.com/watch?v=SQedp1GOuP4

CONECTA CON ALUNIZADOS